jueves, 9 de julio de 2015

Así que haces de tu vida un ring, y te tiras contra las cuerdas a esperar los golpes. Es muy fácil: cuando no puedes hacerte más daño buscas a alguien que te la haga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario